Colección Esto no es un cuento

35,00

Colección de 3 libros:

Yayra es una niña risueña de 12 años que vive en un poblado de Togo.

Yuri tiene 9 años y vive en un pueblecito de la selva peruana.

Hajar es una niña marroquí de 12 años que vive en un valle entre montañas, muy cerca del desierto.

Nos cuentan el día a día de sus vidas, nos presentan a sus familias y nos comparten cuáles son sus sueños.

Descripción

Colección de 3 libros:

Nos cuentan el día a día de sus vidas, nos presentan a sus familias y nos comparten cuáles son sus sueños.

Esto no es un cuento, es la vida real de unas niñas normales y corrientes que se divierten jugando y sueñan con aprender mucho y convertirse en unas grandes personas que puedan hacer el mundo un poquito mejor. Son iguales que tú, solo que viven en otra parte de nuestro gran planeta.

 

Información adicional
Peso 1.805 kg
Dimensiones 26 × 1.5 × 29.5 cm
Tipo

Autor

,

Valoraciones (0)

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

También te recomendamos…

  • Yuri ha escrito una carta para ti

    15,00

    Esto no es un cuento

    Yuri tiene nueve años y vive en un pueblecito de la selva peruana.

    Yuri habla de las actividades de cada día y la vida en su pueblo. También presenta a su familia, amigos y compañeros en la escuela en la que estudia mucho para realizar su sueño: ser enfermera.

    Añadir al carrito
  • Un día en la vida de Yayra

    15,00

    Esto no es un cuento

    Yayra es una niña risueña de doce años que vive en un poblado de Togo.

    En las páginas de este libro cuenta a los más pequeños, en primera persona y de forma amena, el día a día de su vida, su familia, sus amigos, el cole, etc.

    Yayra comparte también su sueño de ser farmacéutica y ayudar a mucha gente.

     

    Añadir al carrito
  • Hajar quiere volar

    Hajar quiere volar

    12,00

    Esto no es un cuento

    Hajar tiene doce años y vive en un valle entre montañas, muy cerca del desierto. En su pequeña aldea las casas se confunden con el color de la tierra y por sus calles no circulan coches, sino burros, que se cruzan con gallinas, ovejas y todo tipo de animales.

    Las puertas de su casa siempre están abiertas a quien quiera compartir un té y conocer su cultura. ¿Te apetece pasar?

    Añadir al carrito